De vuelta a la tinta.

Los últimos meses he estado inmerso en la preparación de unas oposiciones que me han secuestrado casi todo el tiempo libre disponible, pero el proceso ha terminado al fin, así que toca volver a recuperar esas dos grandes pasiones que había dejado aparcadas: la lectura y la escritura.

Vuelvo a los territorios de la tinta, a los versos, a Utara y a los millones de páginas que esperan lectura. De momento, como muestra un botón. Dejo por aquí un poema que escribí hace unos días.

Pequeña lluvia de ojalás.

Hoy quiero lloverte un puñado de deseos,

mancharte los pies con mis ojalás:

Ojalá que la vida nunca te enseñe el aroma de la derrota,

ojalá nunca cierren, y digo nunca, los bares que abrieron cerca de tu corazón.

Ojala que el tiempo nunca tenga prisa por robarte los otoños

y que cruces bailando las puertas de cada lunes.

Ojalá no te vayas. Ojalá no te quedes. Ojalá nunca encuentres los caminos de huida.

Ojalá jamás tengas exceso de caricias,

y las calles se queden cada vez que te alejes ateridas, temblando, sin saber hacia dónde.

Que la vida te muestre que sus besos son tuyos,

que te cante al oído y te diga riendo que le encantan tus penas,

pero más tus sonrisas.

Ojalá los recuerdos se te claven por siempre

y a la caja te lleves un millón de momentos,

varios kilos de sueños y un puñado de amores.

Ojalá siempre tengas un libro a medias, diez visitas pendientes y la tele apagada,

un poema rondando cerca de tu mirada, música en la sangre, fuego en cada intento…

Y alas en tus lágrimas.

Ojalá.

Ojalá.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s