Sistemas de magia en la Literatura fantástica

magician-3600687_1280

Brandon Sanderson se ha convertido en uno de los grandes nombres de la literatura fantástica en los últimos tiempos. Con su capacidad creativa brutal y con su espartana seriedad para el trabajo (a libro por año desde hace un tiempo y sin que eso merme la calidad de sus obras), se ha convertido en todo un referente a nivel mundial.

Pero no hablaré aquí de su obra, si no de una de sus teorías, la de las leyes de la magia que nos describe cómo podemos encarar, como escritores, la creación y el desarrollo de un sistema de magia para nuestras novelas y nuestros mundos.

Existen tres de dichas leyes. Hoy hablaré brevemente de la primera ley:

La capacidad de un autor para resolver un conflicto con magia es directamente proporcional a lo bien que el lector haya comprendido dicha magia”.

Es decir, una novela debería ofrecer al lector una guía para saber qué pueden hacer los personajes gracias al uso de la magia. Deberían evitarse las acciones en las cuales un personaje salva una situación difícil o escapa de una amenaza usando un recurso que la magia pone a su alcance cuando nunca antes se ha mencionado dicho recurso en las páginas de la novela. Eso da empaque y coherencia al sistema de magia, lo que aumenta la credibilidad del mismo y, de paso, de toda la obra.

Si cada vez que el protagonista está en un apuro lo resuelve echando mano de un truco nuevo, el lector se sentirá defraudado, pues la magia se convierte en el salvavidas habitual del prota.

Por otro lado, Sanderson habla a grandes rasgos de dos sistemas de magia: dura y blanda. Hablamos de magia dura cuando sus límites y las normas que rigen su funcionamiento se explican con gran claridad y detalle. La alomancia que Sanderson describe en sus novelas de Nacidos de la bruma o la magia de simpatía en El nombre del viento, de Patrick Rothfuss serían dos ejemplos de magia dura.

En el otro extremo tenemos la magia blanda. En esta el funcionamiento general de la magia no se explica al lector, es una suerte de aura difusa que planea sobre las páginas sin una forma clara, envuelta en el misterio. La obra de Tolkien sería un buen ejemplo de este tipo de magia.

En el terreno intermedio tenemos también espacio para una mezcla de ambos tipos de magia. Esta tercera forma sería lo que podemos encontrar en Dugalia, donde las normas que regulan la magia (en este caso el uso del flujo) van apareciendo a pinceladas a lo largo de la obra, descubriendo poco a poco al lector algunas de las características del sistema mágico, pero sin delimitarlo demasiado.

Personalmente, me siento cómodo trabajando en un sistema como este, pues permite dibujar de manera somera tu sistema, definirlo a grandes rasgos, pero evita que el autor quede encorsetado por las normas como en la magia dura.

¿Y tú como lector? ¿Qué estilo de magia prefieres?

Sinopsis de Vendrán nuevas primaveras

La publicación del segundo libro de la trilogía está muy cerquita ya. Han sido unos meses de mucho darle a la tecla, pero ya se ve la siguiente parada en el camino.

Traigo por aquí la sinopsis de esta segunda novela. Eso sí. Advierto que para aquellos que no hayáis leído la primera PUEDE HABER ESPOILERS.

giphy

Así pues, si no habéis terminado Nieblas sobre Utara (¡¡corred a hacerlo ahora mismo, insensatos!!) y lleváis intención de hacerlo, os recomiendo no leer esta entrada.

 

Habrá nuevas primaveras. Sinopsis.

La presencia del dios Beriakorz, el Guerrero de un Solo Ojo, es cada día más evidente; sus siervos ganan poder y presionan las fronteras del reino de Dralin, obligando a su rey a buscar el consejo y la ayuda de los arcanos a los que tanto odia. Mientras tanto, las compañías mercenarias campan a sus anchas por tierras de los señoríos independientes mientras los barones Randall y Hayden guerrean el uno contra el otro.
Al mismo tiempo Alaria, sin un descendiente capaz para el trono, se ve desgarrada por una sangrienta guerra civil que extiende la muerte y el fuego por todo el reino.
Al este, la emperatriz Sikelia está a punto de cerrar sus garras en torno a Piel-de-Agua, y ultima los preparativos para lanzar sus ejércitos a la conquista de la ciudad del lago.
Entre todo este caos, Durnan Pelofuego junto con Alhazred, Cora y Hovik, devoran camino tras camino en la búsqueda de Viastin, la ciudad que nunca existió, un lugar que podría tener tanto de cierto como de leyenda, pero al que, según la profecía de los Hijos Perdidos, deben dirigir sus pasos si quieren impedir que los siervos de Beriakorz consigan traer a su dios de vuelta a Dugalia.

 

Segunda parte de Palabras bajo el viento de Dugalia

Las semanas van pasando lentamente, y la poco a poco, la constancia da sus frutos. El fin de la segunda entrega de la trilogía está cerca, así que, para abrir el apetito de quienes habéis terminado ya Nieblas sobre Utara, hoy os traigo un pequeño regalito: los dos primeros capítulos de la segunda novela, para que vayáis amenizando la espera.

Espero que disfrutéis de este regreso a Dugalia. 😉

Nieblas II Primeros capítulos

El día en que me enamoré de un poeta

Ocurre en esto de la poesía, que un buen día uno descubre a un autor con cuyos poemas conecta a la primera, en cuyos versos ve reflejadas vivencias, sentimientos, experiencias ajenas pero que coninciden con las propias y son expresadas con tanto acierto que la certeza de sus palabras define todo eso mejor de lo que lo haría uno mismo. En mi caso todo esto me ocurrió con Ángel González, de quien me declaro seguidor incondicional.

Lo malo es cuando ocurre eso y terminas por recorrer, por agotar, toda la poesía de ese autor y sabes que nunca habrá nuevos poemas suyos. Uno puede volver a un poema una y mil veces, y saborearlo siempre de un modo diferente, pero si, además, uno tiene la suerte de encontrar un libro que analice a fondo la creación literaria de su poeta de cabecera, miel sobre hojuelas.

Si nunca me canso de recomendar la lectura de Ángel González, recomiendo también este libro, que nos permite bucear bajo la piel de su poesía, descubrir intenciones, recursos literarios, motivos… detrás de cada poema; detalles que para el ojo del lector no entrenado, suelen pasar desapercibidos.

Así pues, una lectura casi obligatoria para todos los que queráis disfrutar de la creación poética de uno de los grandes de la Generación de los 50, del cual se decía que escribía como cualquier hijo de vecino. Y como se suele decir, como muestra un botón. Os dejo por aquí un poema de Ángel gonzález y un documental centrado en él realizado por Rtve hace unos años. ¡Que lo disfrutéis!

Captura de pantalla_2018-11-25_08-46-53

Canción de invierno y de verano

Cuando es invierno en el mar del Norte
es verano en Valparaíso.
Los barcos hacen sonar sus sirenas al entrar en el puerto de Bremen con jirones de niebla y de hielo en sus cabos,
mientras los baladros soleados arrastran por la superficie del Pacífico sur bellas bañistas.

Eso sucede en el mismo tiempo,
pero jamás en el mismo día.

Porque cuando es de día en el mar del Norte
—brumas y sombras absorbiendo restos
de sucia luz—
es de noche en Valparaíso
— rutilantes estrellas lanzando agudos dardos
a las olas dormidas.

Cómo dudar que nos quisimos,
que me seguía tu pensamiento
y mi voz te buscaba —detrás,
muy cerca, iba mi boca.
Nos quisimos, es cierto, y yo sé cuánto:
primaveras, veranos, soles, lunas.

Pero jamás en el mismo día.

Ganadores del sorteo de los 4 ejemplares de Nieblas sobre Utara

Stay connected!

Buenos días a todos. Hace unas semanas anuncié mi intención de realizar un sorteo de cuatro ejemplares de Nieblas sobre Utara (dos en formato papel y otros dos en digital). Hoy tengo el placer de publicar los nombres de los ganadores.

PREMIADOS CON UN EJEMPLAR DIGITAL:

-elenavarroizquierdo@gmail.com

-phijarus@hotmail.com

PREMIADOS CON UN EJEMPLAR FORMATO PAPEL:

-juanjomor_1990@gmail.com

-elena.currita@gmail.com

 

Así que, ¡¡enhorabuena a los ganadores y muchas gracias a todos por participar!!

 

La portada. Proceso de creación.

Hoy quería dejaros por aquí algunas imágenes que reflejan el progreso de creación de la portada, ese viaje mágico desde la lámina en blanco hasta el resultado final que el lector acaba encontrando en la portada del libro. Un viaje que realizó la simpar ilustradora Elena Castillo.

 

Lecciones de un niño que supo cómo volar

La escritura de una novela es uno de esos proyectos que uno debe tomarse con calma, pues requiere de muchas horas sentado delante de la pantalla, mucha planificación, mucha constancia… Y también precisa mucha energía. En los últimos meses, toda esa energía la he estado dedicando a hacer avanzar la segunda parte de Nieblas sobre Utara, sin embargo, me gusta mantener siempre un pie dentro de ese hermoso paisaje que es la poesía, ya sea como lector o como escritor, así que de cuando en cuando, me siento un rato boli en mano para tratar de arrancarle al día (o a la noche) unos retazos de inspiración. Aquí va el fruto de uno de esos intentos.

 

Lecciones de un niño que supo cómo volar

Peter Pan me ha enseñado tantas cosas…
Me ha enseñado que puede haber belleza en la tristeza,
que los sueños no solo habitan en las camas,
que no todas las cosas caben en la palabra nunca.
Que uno puede caer por tratar de volar,
pero también aprender de la caída.
Me ha enseñado que las semillas de hoy
no son solo los frutos del mañana,
si no también el recuerdo de otras flores que ya disfrutaron de la lluvia,
sobre las cuales bailaron las abejas.
Que el tiempo siempre huye, y duele a veces
y quien se marcha no siempre guarda la palabra regreso en sus bolsillos,
(por más que la lleve escrita en un deseo).

Que la distancia pesa,
hiere y quema y lleva hacia el olvido
como un recién nacido lleva hacia la ternura,
pero que su mordisco no siempre alcanza a ser mortal.
Que algunas preguntas viven mejor sin respuestas ,
que el alma ocupa tanto espacio como tú quieras dejarle.

Peter Pan me enseñó, aunque tarde,
que crecer era una trampa.